sábado, 25 de febrero de 2017

El Psicópata.


Una psicología diferente.

Roberto Mazzuca, Profesor de Psicopatología de la Facultad de Psicología de Buenos Aires, expone que la "psicopatía" es tema de investigación constante, su punto de vista difiere del modo en que la psiquiatría clásica y el psicoanálisis le abordan.

Jacques Lacan fue quien rescato la nosología freudiana, quien organizó las psicopatologías en 3 categorías clínicas: neurosis, psicosis y perversiones, sin embargo la psicopatía no encaja en estas categorías.

Lacan trata la perversión diferente a Freud, la perturbación de la conducta sexual es solo una faceta de la estructura perversa.  Lacan considera a la neurosis, la psicosis y la perversión como estructuras subjetivas y no necesariamente como patologías respecto a lo normal, se refiere a que es un modo de ser distinto de la persona.

La patología presenta cambios, positivos o negativos pero los presenta, la psicopatía no presenta ningún cambio.

El psicópata no es un transgresor, no posee culpas, la culpa es algo que permite identificar lo que es prohibido y lo que no lo es, la culpa es lo que permite evaluar las consecuencias de los propios actos, el psicópata posee sus propios códigos y criterios, por ellos actúa.

Un psicópata nace, no se hace, no es una patología, es otra clase de psicología, diferente. Psicológicamente están conformados para poder enfrentar situaciones extremas que una persona corriente no.

Ante una condición extrema el psicópata encaja bien y es el mejor capacitado para sobrevivir y proteger a otros. Por ejemplo en una guerra, un ataque subversivo, una explosión, un gran accidente, otras situaciones que requieren avanzar con coraje y arrojo, sin temor a afrontar riesgos de la clase que sean, no titubea y le agrada porque sobresale del resto, se transforma en la figura principal y es reconocido como tal. En situaciones imprevistas y de emergencia todo su potencial emerge, y al modo de una maquina no lo piensa y procede, él es el héroe.

Este tipo de psicología les permite actuar en lugares y circunstancias que nadie mas puede, una psicología atípica para condiciones de igual naturaleza.

Los ha habido en todas las épocas, son personas como todos, pero con una estructura psicológica diferente.

En lo cotidiano les cuesta adaptarse y encausar su potencial, aunque no para todos es así, un profesional que desactiva bombas, expone su vida constantemente y esa tarea le hace sentir bien,  un policía puede actuar muy bien protegiendo la gente de delincuentes, un hombre que limpia vidrios en altos edificios, no teme y le gusta su trabajo, un bombero que no vacila en arriesgarse y salvar vidas entre el fuego, un corresponsal de guerra que avanza entre el caos, un médico sin frontera que no repara en nada para atender a los heridos en zonas bélicas, también podemos
encontrarlos entre los dirigentes que movilizan masas causando revoluciones, o en ídolos, como ser un cantante de protesta, entre los líderes políticos etc.

Tanto para bien o para mal su psicología les permite actuar de un modo que otros no pueden. Sufren cuando no logran encausarse, no encuentran situaciones extremas así que las crean y dan sufrimientos a otros, delinquiendo, torturando,
asesinando, acosando, manipulando, agrediendo psicológica o físicamente o ambas etc.

Son personas que poseen una psicología diferente, que les permite proceder donde se requieren acciones extraordinarias.



     
         


© Cristina  Scharle 2017
                           

No hay comentarios: